Niños salvajes y etapas del aprendizaje

Escrito por quierosaberlyp 23-05-2008 en General. Comentarios (0)

Jean Marc Gaspar Itard

 

Itard nació el 24 de Abril de 1774 en Oraison, en el valle de la Durance. Estudió medicina llegando a ejercer como médico, cirujano y cirujano de la marina.

En el año 1800 se convirtió en el médico jefe del instituto de sordomudos de París, gracias a su relación con el padre Sicard. Así pues, conseguiría su primer contacto con niños que requiere medidas especiales. No sólo se acabará consagrando en el estudio del lado fisiológico de la sordomudez (Itard es considerado como el fundador de la otorrinolaringología), sino que se apasiona por el problema pedagógico que plantea la educación y la enseñanza de sordomudos.

 

La llegada a París del niño de Aveyron provocaría que Itard se convirtiese en el primer educador de niños inadaptados. Víctor, nombre que recibió por parte de Itard, se trataba de un niño salvaje, cerrado a toda solicitud. Pinel, el maestro de Jean Itard, afirmó que el niño salvaje debía ser internado en el hospicio de Bicêtre, junto a los aquejados de idiotismo. Itard al contrario no compartió la misma idea que su predecesor, afirmando que no era posible determinar el grado de inteligencia y la naturaleza de las ideas de un adolescente que, privado desde su infancia de toda educación, había vivido completamente separado de los individuos de su misma especie. Esto tuvo como consecuencia que Itard se decidiera a hacerse cargo de la educación de Víctor con el fin de poder contrastar empíricamente las ideas filosóficas y antropológicas de su tiempo respecto a la naturaleza humana y a las relaciones entre naturaleza y cultura en los seres humanos.

 

 Propuso un plan para procurar su rehabilitación e incorporación a la sociedad, plan que fue aceptado, a pesar del escepticismo de los otros médicos. Subvencionado así por el gobierno francés, durante los cinco años siguientes se dedicó intensamente a esta tarea. Como consecuencia de ello elaboró dos importantes memorias sobre el particular, publicadas una en 1801 y la otra en 1806, modelo ambas de rigor metodológico y claridad expositiva.

 

A pesar de los resultados poco satisfactorios con Víctor se dedicó el resto de su vida a la educación de niños sordomudos y de ciegos en la Institution impériale des Sourd-Muets, de la que también llegó a ser médico jefe. Promovió la creación de centros especializados para la atención de los afectados por estas minusvalías. En 1821 fue elegido miembro de la Academia de Medicina y publicó su Traité des maladies de l’oreille et de l’audition. Itard falleció en el año 1838 a la edad de 64 años.